martes, 8 de marzo de 2011

8 DE MARZO

Hoy en esta fecha reinvindicativa anual, yo vuelvo la vista atrás para observar los progresos que como personas y por derecho propio deberíaamos tener, pero siento una gran frustración.

Me entristece el numero de mujeres que les truncan la vida, por ese egoísmo que algunos hombres tienen por continuar siendo el mas fuerte, el mejor, el jefe, y no les importa ser también el verdugo.

Por otro lado, la crisis que nosotros no generamos pero que la estamos sufriendo y nos está llevando a un retroceso importante, del cual los mas fuertes saldrán veneficiados.

Después de una legislatura con el ministerio de igualdad ¿donde está algo tan importante para las familias como  es la conciliación familiar laboral? ya casi ni se habla de esta mejora social, tan importante para las futuras generaciones.

Pero yo quiero pensar en positivo y mantengo la esperanza de conseguir la globalidad total, sin anteponer a ningún sexo, por eso considero tan importante esas mejoras en el ámbito familiar.
Deseo que mis nietos la vivan con toda normalidad, pues desde la cuna participan en la igualdad.

5 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

ojala nuestros nietinos vivan en un mundo de igualdad, esta asturiana te manda un besin muy grande y te da las gracias por compartir tan bello y bien narrado texto.

rosa mis vivencias dijo...

Celi preciosa entrada,hoy en especial por ser el día internacional de la mujer trabajadora, pedimos muy alto esa igualdad tan necesaria y, que tanto se resigna a ser reconocida.
Abrazos.
Rosa.

loli dijo...

Costó muchisimo arrancar y otro tanto despegar, y despues de años de lucha, sigue quedando aún mucho camino por recorrer, y muchas injusticias que rectificar. Que se haya instaurado un dia internacional de la mujer, a bomba y platillo, de poco nos sirve, si no avanzamos en pequeñas cosas en el día a día.
Un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenos días:

Gracias por visitar mi blog.
Afortunadamente ya se han dado grandes pasos al respecto, aunque aún falta mucho.

De verdugos desgraciadamente habelos hailos, pero creo que va más con la persona
lidad y hay que educarlos o rededucarlos.
Las madres de los hijos, como yo, tenemos la sartén por el mango, para una educación en la igualdad y respeto en los derechos humanos.
y en las tareas domésticas.

Besos, Montserrat

Josefa dijo...

Falta mucho para que los hombres respeten a la mujer. Se ha abanzado bastante.Ya nuestros jovenes son distintos a los que nos han acompañado en nuestra juventud. Es un placer verte por el blog de Josefa.
Besos.